ESPACIOS Y TIEMPOS EN LAS VIOLENCIAS CONTEMPORÁNEAS

SPACES AND TIMES OF CONTEMPORARY VIOLENCE

Ignacio Mendiola*; José Ángel Brandariz**

*Universidad del País Vasco; **Universidad de A Coruña; ignacio.mendiola@ehu.eus; jabrandariz@yahoo.de

Palabras clave

Violencia Seguridad Orden

Keywords

Violence Security Order

Resumen

Este artículo presenta sucintamente un acercamiento a la violencia en tanto que rasgo constitutivo de lo social, de los ordenamientos que conguran los contextos en los que estamos ubicados. Esta premisa analítica es la que sirve igualmente para vertebrar las distintas aportaciones que componen este tema espacial en tor- no a la violencia; aportaciones que si bien abordan temáticas especícas, muy pre- sentes en los debates teóricos actuales en torno a lo político, comparten la centra- lidad epistémica que ha de atesorar el concepto de violencia en la re$exión sobre la producción y vivencia de lo social.

Abstract

%is paper provides a brief approach to violence as a constitutive feature of the social, that is, of the orderings that shape the contexts where we are positioned. %is analytical premise connects the di(erent papers that articulate this special is- sue on violence. Although the papers refer to several topics, quite present in the theoretical debates that take place nowadays in the analysis of the political, they share the epistemic importance conferred to the concept of violence in the re$ec- tion on the production and experience of the social.

Mendiola, Ignacio & Brandariz, José Ángel (2016). Espacios y tiempos en las violencias contemporáneas. Athenea Digital, 16(1), 3-8. h:p://dx.doi.org/10.5565/rev/athenea.1812

Hay un cierto discurso que ubica la violencia en los extremos, en el exceso, allí donde las formas de hacer y pensar que tejen cotidianidades se confrontan con episodios de ruptura que socavan una cierta normalidad social; en la violencia, desde ella, con ella, lo social se desborda, se precipita más allá de los cauces establecidos a través de los cuales se conguraba lo reconocido y lo reconocible: la violencia vendría entonces a quebrar la rutina, el sentido, la palabra. Hay dos cuestiones evidentes que inmediata- mente se suscitan si suscribimos esta aproximación. La primera remite a un modelo temporal que concibe la violencia en tanto que acontecimiento desgajado de la cotidia- nidad, una ruptura sesgada por un mayor o menor grado de espectacularidad; la se- gunda remite a un modelo geográco que desplaza la violencia a una exterioridad ale- jada de los procesos sociales a través de los cuales se estructuran los espacios que ha- bitamos, de tal modo que aquel o aquellos que desencadenan la violencia acaban remi- tiendo a una otredad alejada de los modelos sociales que reconocemos. En la violencia, podríamos concluir, está la huella de una ruptura proveniente de una exterioridad aje- na a nosotros.

3

Espacios y tiempos en las violencias contemporáneas

No cabe ir muy lejos con este discurso a no ser que queramos reeditar plantea- mientos etnocéntricos subsumidos en lecturas teleológicas que ubican la violencia en aquellas formas de barbarie ajenas a la racionalidad moderna y a los ideales ilustrados que la empujan. Por ello, frente a esta conceptualización se podría trazar otra aproxi- mación diametralmente opuesta. Aquella que frente a la ruptura abrupta ahonda en la heterogeneidad temporal de la violencia, en sus sociogénesis, en los distintos momen- tos y ritmos mediante los que opera; aquella que frente a su supuesta exterioridad des- broza la espacialidad propia de la violencia, los diversos espacios en los que se gesta y su capacidad para afectar y reestructurar espacialidades que pueden estar más o me- nos alejadas. Aquella, en denitiva, que ubica la violencia como parte constitutiva de la amalgama de relaciones de poder que rigen el ordenamiento político de lo social. Y en este cambio de perspectiva se opera una trasformación radical: la violencia deja de ser vista como manifestación de lo irracional para pasar a ser parte integrante de unas racionalidades que producen mundo, con lo que es la racionalidad misma la que nece- sita ser pensada y expuesta.

Desde este prisma, la violencia pasa de estar acotada (en un lugar, en un tiempo, en una subjetividad) y muestra un rostro multiforme, dinámico, contingente, que está adherido a los engranajes constitutivos del ordenamiento de lo social; como lo político, está en el medio, en los intersticios que conectan espacios, subjetividades, materias, tecnologías, en la relación misma desde la cual se conforman los distintos contextos sociales. Ello nos lleva a una premisa epistemológica que deviene fundamental: la vio- lencia se declina siempre en plural, en su heterogeneidad inherente, en una performa- tividad que se despliega a través de sus vertientes normativas para determinar lo que debemos tomar como ley, en la fuerza de ley para imponerse como tal; en sus vertien- tes simbólicas que establecen relatos sobre espacios y subjetividades leídos en clave de inferioridad, de exclusión; en sus vertientes materiales que imponen daño y sufrimiento sobre los cuerpos y espacios alterando su conguración; en sus vertientes discursivasque vienen a congurar tramas de sentido a través de las cuales entender, sentir, el or- den de los acontecimientos, aquello que cotidianamente (nos) pasa. Vertientes que fun- cionan en paralelo, que se retroalimentan en la conformación de las formas de hacer y pensar que trazan los lindes por los que circulan los ordenamientos de lo social.

En esta amalgama nos situamos, esto es lo que interrogamos, lo que exponemos: la imposibilidad de entender la producción de lo social si la desgajamos de sus violen- cias constitutivas. Pero con un matiz; las violencias que aquí se interrogan se ubican en el núcleo mismo de una trama narrativa que se lee a sí misma en clave de progreso, de inclusión, de seguridad, podríamos decir incluso que se autodene desde la conten- ción de lo violento. Y es precisamente esta trama narrativa a la que aludíamos al inicio

4

y de la que decíamos que operaba mediante la asunción de que la violencia parecía provenir siempre de un afuera (irracional) y de un momento excepcional (el aconteci- miento espectacular). La superación de esta concepción simplicada de la violencia nos confronta con una doble exigencia. La primera radica en el ejercicio analítico de ahondar en el régimen de verdad que reproduce esta trama narrativa con el n de des- montarlo, de evidenciar sus carencias, sus efectos; la segunda pretende evidenciar las violencias desplegadas en el ordenamiento de lo social, las violencias subsumidas en una cotidianidad estructural que opera con diferentes racionalidades, técnicas e inten- sidades en función de los espacios sobre los que se proyecta. La primera exigencia comporta reubicar discursivamente la problemática de la violencia; la segunda (nos) la muestra. En el ejercicio de repensarnos (desde) la violencia, estas dos exigencias se en- cuentran y trazan los contornos de un campo de análisis que creemos fértil y que es en donde se encuentran los artículos que aquí se presentan.

El origen de estos textos se sitúa en la celebración de un seminario los días 4 y 5 de mayo de 2015 en la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Uni- versidad del País Vasco (EHU/UPV), bajo el título de Espacios y tiempos de las violen- cias contemporáneas, pensado para contribuir a esa tarea de repensar(nos) (desde) la violencia. En consonancia con la concepción radicalmente heterogénea de la violencia, el Seminario integró la mirada y la palabra de investigadoras que trabajan desde una pluralidad de marcos analíticos de las ciencias sociales. En la línea de la doble tarea de estudio antes mencionada, el Seminario procuró tanto desentrañar la trama narrativa que presenta ciertas violencias incardinadas en un marco de sentido de la seguridad cuanto poner de relieve las violencias cotidianas insertas en la constitución de lo so- cial. De acuerdo con la perspectiva compleja sobre la materia, por lo demás, el Semina- rio se orientó a examinar las vertientes normativas y materiales, pero también simbóli- cas y discursivas, de las violencias contemporáneas. No en vano, ningún debate en la materia puede perder de vista que pocos términos y nociones están hoy sometidos a una sobredeterminación semiótica y retórica tan densa como la que se proyecta sobre el concepto de violencia.

En tales marcos, el Seminario dio lugar a un intenso debate entre diferentes, que se extendió más allá de los dos días de su celebración. El resultado de esa discusión se plasma en los cinco textos que se incluyen en este cuaderno, que constituyen versio- nes reelaboradas de las ponencias presentadas y debatidas por sus autores en el marco del Seminario organizado en Leioa.

El primero de los textos es una contribución de Mark Neocleous (Brunel Univer- sity, Reino Unido), titulado La lógica de la pacicación: guerra-policía-acumulación, en el que el investigador británico incide en algunas de las principales preocupaciones

Ignacio Mendiola; José Ángel Brandariz

5

Espacios y tiempos en las violencias contemporáneas

que han connotado su trabajo más reciente (Neocleous, 2011; 2014). En su trabajo, Ne- ocleous recorre un conjunto de textos básicos de táctica militar y de redenición delwarfare, fundamentalmente de los siglos XIX y XX, para aproximarse al concepto depacicación. De este modo, y enfatizando la frecuente interrelación entre empresa béli- ca y poder policial a lo largo de la Modernidad, pone de relieve la naturaleza ineludi- blemente productiva, esto es, normante y creadora de un orden institucional y social, de todo ejercicio de violencia estatal. Esa vertiente material, al tiempo que discursiva, se evidencia mediante la orientación teleológica de la violencia hacia la seguridad, fa- cilitada por su emparejamiento con la función de pacicación. Del mismo modo, el tra- bajo de Neocleous lee la violencia estatal creadora en clave de producción de una eco- nomía política y una ordenación capitalista, y pone de relieve la genealogía colonial de las relaciones de poder conformadas en el contexto occidental.

En un lugar no muy distante en términos epistémicos se sitúa la perspectiva desa- rrollada en el artículo de Iñaki Rivera Beiras (Universitat de Barcelona), titulado Hacia una Criminología crítica global. El investigador de Barcelona desentraña en su texto al- gunas claves analíticas para repensar críticamente una disciplina como la Criminolo- gía, que se ha constituido ubicando en el núcleo de su objeto el estudio de las violen- cias. Partiendo de una tradición sólidamente agnóstica en relación con la consolida- ción de los saberes criminológicos como ciencia académica y pragmática, el trabajo de Rivera Beiras contribuye a reconstruir una criminología crítica contemporánea me- diante su interrelación con una perspectiva global sobre las violencias estatales o, di- cho de forma más precisa, estatal-corporativas. Para ello, el texto desgrana las poten- cialidades heurísticas de tres marcos analíticos: los análisis sobre la violencia estructu- ral, la construcción de la categoría conceptual y política de la memoria colectiva y los debates emergentes sobre la noción de daño social como objeto de estudio idóneo de lo que comúnmente se conoce como criminología (Rivera Beiras, 2014). Mediante la inte- rrelación de esas literaturas, el artículo de Rivera Beiras sugiere líneas de encuadra- miento de una criminología crítica global que sea capaz de poner de relieve los códigos narrativos de las violencias que se cobijan bajo los mantras de la seguridad.

Ese mismo tipo de prácticas y retóricas discursivas es analizado por el trabajo de Sergio García García (Universidad Complutense) y Débora Ávila Cantos (Universidad Complutense), titulado La prevención banal de la inseguridad como modo de gobierno: una mirada desde Madrid. El artículo de los dos investigadores, a través de un estudio de caso con una sólida mirada etnográca, indaga cómo las epistemes, narrativas y prácticas de la seguridad, en tanto que formas de canalización (y legitimación) de la violencia estatal, producen modos de ordenación de lo social. Más en concreto, el texto de García García y Ávila Cantos examina la innovación que ha supuesto en el caso de

6

Madrid el despliegue de formas de gobierno de la (in)seguridad de progenie marcada- mente neoliberal, que han transformado matrices de sentido de la vida colectiva en la ciudad. El texto recorre, de este modo, la sedimentación en el campo de las políticas policiales de los cálculos economicistas de costes y benecios, la organización plani- cada de la selectividad -territorial y personal- de las intervenciones coactivas, las prác- ticas de gestión de riesgos o las racionalidades de management de la prevención de la inseguridad (Ávila y García, 2015). Todo ello permite a García García y Ávila Cantos mapear los contornos de un nuevo gobierno de lo social a través de la prevención en materia securitaria, expresión contemporánea de la productividad de la coerción insti- tucional.

En las coordenadas de la productividad de la violencia, pero también de su carác- ter constitutivo de las relaciones de poder y de su compleja relación con la excepciona- lidad, se enmarca el artículo de Ignacio Mendiola Gonzalo (Universidad del País Vas- co), titulado El dispositivo de la captura: espacios y cuerpos bajo el signo de la excepcio- nalidad. El texto sigue preocupaciones previas de análisis del autor (Mendiola Gonzalo, 2014), que le han llevado a indagar las formas en las que la violencia compele a los su – jetos a habitar lo inhabitable. En el trabajo, Mendiola Gonzalo se aproxima en particu- lar al sentido de la metáfora cinegética del poder como acto de captura, esto es, de or- denamiento de lo social mediante la apropiación de espacios y cuerpos, a la que recu- rre una pluralidad de literaturas. Para ello, el autor, que hace dialogar productivamente un conjunto de textos heterogéneos y sugiere una cartografía actual de los dispositivos de captura, contribuye a una relectura de las relaciones entre violencia (ante todo, ins- titucional), seguridad y derecho. Igualmente, el artículo re$exiona sobre las diferentes líneas de interpretación de la noción de biopolítica, así como de los límites exegéticos de conceptos básicos del pensamiento agambeniano, como bando, campo o excepción.

Algunos de los elementos de análisis desarrollados en este texto se retoman en el artículo de Antonio Gómez Villar (Universitat Pompeu Fabra), titulado El abandono: el lugar (des)habitado por las vidas precarias. El artículo se estructura, en línea de princi- pio, como un diálogo entre tres autores claves del pensamiento (post-)operaísta (Paolo Virno, Franco Berardi, Bifo, y Antonio Negri), que tanto ha contribuido al análisis de las formas actuales de subjetivación articuladas en torno al trabajo vivo y de las gra- máticas económicas, pero sobre todo políticas, del postfordismo. Sin perjuicio de ello, el artículo de Gómez Villar contribuye también a interpretar nociones básicas para pensar en tiempo presente las violencias, en gran medida ya mencionadas, como los de inhabitable, captura o precariedad (como exceso subjetivo). La recurrente producción de precariedad asociada al decurso del neoliberalismo es leída mediante la implemen- tación de toda una serie de lógicas de exclusión inclusivas por medio de las cuales se

Ignacio Mendiola; José Ángel Brandariz

7

Espacios y tiempos en las violencias contemporáneas

redene la ubicación de los sujetos en un régimen cambiante de las nociones de em- pleo y trabajo; esta ubicación se tematiza a modo de una captura -donde el texto evi- dencia su ligazón con la abigarrada cuestión de la violencia- en la que la precariedad resultante viene a articular tecnologías de gobierno que quiebran la posibilidad de ge- nerar procesos en común. A mayor abundamiento, el trabajo conversa con otros textos del cuaderno (señaladamente, con el de Mendiola Gonzalo), en la medida en que re$e- xiona sobre las diversas lecturas de la noción de biopolítica, desarrollando la interpre- tación menos soberana consonante con los autores post-operaístas.

En síntesis, los diversos artículos del cuaderno, del mismo modo que el Seminario que los precedió, pretenden abrir –o reforzar- marcos exegéticos para una mirada compleja sobre la(s) violencia(s), que la(s) entienda(n) en su heterogeneidad, en su co- extensividad con las relaciones de poder, en su innegable capacidad productiva, orde- nadora, performativa, así como en su inmanencia, en tanto que la violencia no remite a sujetos, lugares o tiempos otros. Los textos pretenden, a mayor abundamiento, desve- lar los diversos vectores discursivos, simbólicos, materiales y normativos que se encar- nan en la noción de violencia. El cuaderno recorre, en n, los marcos de sentido que permiten que la violencia se incardine y legitime en las retóricas de la seguridad.

Referencias

Ávila, Debora & García, Sergio (Eds.) (2015). Enclaves de riesgo. Gobierno neoliberal, desigualdad y control social. Madrid: Tracantes de Sueños.

Mendiola, Ignacio (2014). Habitar lo inhabitable. La práctica político-punitiva de la tortura. Barcelona: Bellaterra.

Neocleous, Mark (2011). Security as Pacication. En Neocleous Mark & Rigakos George S. (Eds.), Anti-Security (pp. 23-56). O:awa: Red Qill Books.

Neocleous, Mark (2014). War Power, Police Power. Edimburgo: Edinburgh University Press.

Rivera Beiras, Iñaki (Ed.) (2014), Delitos de los Estados, de los Mercados. Debates en Criminología Crítica y Sociología jurídico penal. Barcelona: Anthropos.

Este texto está protegido por una licencia Creative Commons 4.0.

Usted es libre para Compartir —copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato— y Adaptar el documen- to —remezclar, transformar y crear a partir del material— para cualquier propósito, incluso comercialmente, siempre que cumpla la condición de:

Atribución: Usted debe reconocer el crédito de una obra de manera adecuada, proporcionar un enlace a la licencia, e in- dicar si se han realizado cambios . Puede hacerlo en cualquier forma razonable, pero no de forma tal que sugiera que tie- ne el apoyo del licenciante o lo recibe por el uso que hace.

Resumen de licencia – Texto completo de la licencia

8

Así negociaba mi padre: “A las 10 en casa porque lo digo yo”. Así negocian los hijos ahora: “Vengo a las 6 de la mañana porque lo digo yo” — Emilio Calatayud

Reblog de uno de los jueces mas influentes en temas de menores, sus teorias y fallos son toda una lección de aprendizaje, desde el social, politico y familia, os dejo una entrada del Señor Juez, Emilio Calatayud.

Gracias,

 

Buenas, soy Emilio Calatayud. Siguiendo con lo de ayer, recuerdo que mi padre también ‘negociaba’ con mis hermanos y conmigo, que éramos peor que un dolor de muelas. Su talante ‘negociador’ era más o menos así: “A las diez en casa porque lo digo yo”. Y llegábamos a las diez. Ahora, en cambio, hay…

via Así negociaba mi padre: “A las 10 en casa porque lo digo yo”. Así negocian los hijos ahora: “Vengo a las 6 de la mañana porque lo digo yo” — Emilio Calatayud

Jornades “Interculturalitat, criança i drets de l’infant: in diàleg imprescindible”

En Palma de Mallorca, los dias 18 y 18 de octubre de 2018, gran evento relacionado con menores y sus derecho.

Nuestro blog apoya eventos y charlar como las que el gobierno local se mobiliza, junto con los demás palestrantes, creo que el evento y las charlas abiertas al debate, teria un punto positivo al expresar las posibilidades de argumentar y crear medios positivos, rumbo al setor de los derechos del menor.

Enhorabuena,

 

Jornades “Interculturalitat, criança i drets de l’infant: in diàleg imprescindible”

 

fullsizeoutput_427fullsizeoutput_428

 

Se agradece la divulgación del evento.

 

Atenciosamente,

Anderson Alves

La protección de los menores migrantes. “Dictamen del Comité Europeo de las Regiones”

Dictamen del Comité Europeo de las Regiones — La protección de los menores migrantes

(2018/C 054/14)

Ponente:

Yoomi Renström (SE/PSE), concejal de Ovanåker

Documento de referencia:

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo — Protección de los menores migrantes,

COM(2017) 211 final

RECOMENDACIONES POLÍTICAS

Motivación

Los menores migrantes constituyen un grupo particularmente vulnerable. El número de menores que llegan a la UE, en diferentes situaciones migratorias, ha aumentado de manera drástica. Muchos de ellos no están acompañados, es decir, no tienen ningún adulto que se ocupe de ellos. En 2015 y 2016, alrededor del 30 % de los solicitantes de asilo eran menores, lo cual implica que el total de menores solicitantes de asilo se ha multiplicado por seis en los últimos años.

El objetivo de la Comunicación de la Comisión es proponer medidas para proteger a los menores migrantes. Las recomendaciones que en ella se formulan se basan en las normativas, los procesos y las iniciativas existentes. En razón del aumento del número de menores migrantes, los sistemas de acogida y protección de la infancia se ven sometidos a una gran presión. La Comisión propone determinadas medidas clave que la Unión Europea (UE) y los Estados miembros deberán adoptar o aplicar de forma más eficaz, con el apoyo de las agencias pertinentes de la UE (EASO, FRA y Frontex). El objetivo es remediar las carencias más urgentes de la protección de los menores migrantes, así como tener en cuenta las necesidades y los derechos de los niños migrantes.

EL COMITÉ EUROPEO DE LAS REGIONES

1.

acoge con satisfacción la Comunicación de la Comisión, habida cuenta de las deficiencias que existen dentro de la UE y los Estados miembros respecto de la protección de los menores que se encuentran en distintas situaciones migratorias; se felicita de que la Comisión perciba oportunidades para mejorar la aplicación, a fin de facilitar medidas oportunas, coherentes y más eficaces en este ámbito;

2.

comparte la opinión de la Comisión de que es fundamental adoptar un enfoque integral tanto para los menores no acompañados como para los niños que llegan acompañados de sus familias, independientemente de cuál sea su estatuto y en todas las fases de la migración; además, se congratula de que las medidas que contiene la propuesta de la Comisión estén orientadas tanto a abordar las causas profundas que conducen a los menores a emprender viajes peligrosos hacia la UE como a establecer un sólido sistema de protección de menores a lo largo de las rutas migratorias, o a emprender medidas para mejorar la acogida en la UE, la integración, el retorno y la reunificación familiar;

3.

señala que los derechos de la infancia quedan claramente recogidos en el artículo 24 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Los derechos fundamentales del niño son una cuestión transversal con múltiples dimensiones y, por lo tanto, debe integrarse en todas las políticas europeas y nacionales pertinentes (1);

4.

observa que los derechos de la infancia forman parte de los derechos humanos, que son universales e indivisibles y están estrechamente relacionados entre sí; insta a la UE y los Estados miembros, que en su conjunto han ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDN), a que velen por garantizar el respeto de las disposiciones de esta Convención; considera que la Convención no solo es el marco que debe utilizarse en caso de que se conculquen los derechos de los menores sino que también puede aplicarse para promover el desarrollo y las oportunidades de todos los niños y jóvenes (2);

5.

señala que la UE cuenta con el marco jurídico e institucional para la protección de los derechos de la infancia, que engloba, entre otros instrumentos, la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, el Convenio Europeo de Derechos Humanos y otras convenciones internacionales pertinentes suscritas por los Estados miembros. El reto consiste en lograr que se utilicen estos instrumentos jurídicos, dado el drástico aumento del número de menores migrantes vulnerables registrado en Europa;

6.

subraya el vínculo que une el presente dictamen con el dictamen del CDR sobre la propuesta de reforma del sistema de asilo (2016) (3), y reitera su llamamiento en favor de un enfoque integrado y sostenible de la UE sobre la migración, basado en la solidaridad y el respeto de los derechos humanos, así como en favor de medidas que protejan eficazmente a los menores, que constituyen el grupo más vulnerable;

7.

considera que la Comunicación representa una contribución complementaria importante al nuevo Sistema Europeo Común de Asilo (SECA) y pide a las instituciones de la UE que participen en las negociaciones sobre el futuro sistema de asilo para garantizar que los derechos de la infancia se tienen claramente en cuenta en todos los capítulos;

8.

acoge con satisfacción que la Comisión proponga medidas clave concretas para delimitar con precisión la responsabilidad de la UE y los Estados miembros en la protección de los menores migrantes; subraya que los derechos de los niños deben garantizarse en todas las fases del proceso de migración;

9.

valora positivamente que la Comisión establezca normas uniformes más estrictas para la acogida de niños y jóvenes en todos los Estados miembros pero subraya que tanto la UE como los Estados miembros son responsables de velar por que las condiciones de acogida a nivel regional y local sean adecuadas;

10.

hace hincapié en que la protección de los niños migrantes solo puede asegurarse en el marco de una amplia colaboración entre todos los agentes afectados: instituciones de la UE, Estados miembros, entes locales y regionales y la sociedad civil. No obstante, los entes regionales y locales desempeñan un papel destacado en las cuestiones prácticas del día a día de los menores migrantes vulnerables, y su función es también esencial en la coordinación con otros agentes;

11.

considera que en la Comunicación no se tienen en cuenta las circunstancias y requisitos previos de los entes locales y regionales; destaca que son las experiencias y circunstancias de los entes locales y regionales las que deberían servir de guía para la propuesta presentada. Para poder llevar adelante el nuevo enfoque, los entes locales y regionales deberán participar desde el primer momento y a lo largo de todo el proceso. La UE y los Estados miembros deben aportar una ayuda apropiada y adaptada a las circunstancias locales por lo que respecta a la financiación, los sistemas jurídico y normativo y la promoción del conocimiento;

12.

considera que las políticas de migración y las políticas de desarrollo están íntimamente relacionadas. La cooperación internacional, nacional, regional y local reviste una importancia determinante para asegurar de manera conjunta la protección de los menores migrantes, en consonancia con los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030;

El interés superior del menor como principio rector

13.

hace hincapié en que, de conformidad con las disposiciones de la Convención sobre los Derechos del Niño, el interés superior del menor ha de ser el principio rector de las decisiones y medidas durante todo el procedimiento de asilo, también en el caso de los menores que no soliciten asilo. Menor es cualquier persona que no ha cumplido dieciocho años. A fin de determinar cuál es el interés del menor deberá recabarse su opinión, para lo cual, el menor deberá tener acceso a toda la información pertinente, tanto sobre sus derechos como sobre los procedimientos de asilo. La información deberá modularse también en función de la edad del niño y otras circunstancias pertinentes; Todo ello deberá ser garantizado a través de la designación de un representante legal del menor, o, llegado el caso, de un defensor judicial;

14.

llama la atención sobre la falta de criterios para la determinación y el examen del interés superior del menor y, por lo tanto, se felicita de que la Comisión y las agencias de la UE proporcionen apoyo en materia de orientación, medidas de formación e instrumentos para evaluar el interés superior del menor;

15.

considera que debe prestarse atención a la particular vulnerabilidad de los menores y, por esta razón, sus solicitudes deberán ser objeto de trato prioritario. Debe examinarse el grado de vulnerabilidad de cada menor. Valora positivamente las orientaciones específicas sobre normas operativas y las condiciones materiales de acogida de menores no acompañados que deberá desarrollar la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO) en 2017;

16.

acoge con satisfacción el llamamiento de la Comisión a los Estados miembros para que garanticen que las personas que trabajan con menores migrantes en todas las fases de la migración estén adecuadamente formadas. A juicio del Comité, además de las medidas relativas a la formación, son también necesarios la financiación y el fomento del intercambio de experiencias y buenas prácticas;

Los menores migrantes necesitan protección

17.

comparte la opinión de que la mejora de la protección de los menores migrantes pasa por abordar las causas profundas que los conducen a emprender viajes peligrosos hacia Europa. Para ello, es necesario combatir de forma eficaz la pobreza y la privación, abordar las desigualdades en los niveles de vida y resolver los conflictos violentos y prolongados. Es importante asimismo desarrollar sistemas integrados de protección de menores en terceros países;

18.

reconoce que los menores son especialmente vulnerables y están expuestos a más riesgos y que, en muchos casos, son víctimas de violencia extrema, explotación, tráfico de seres humanos, delincuencia y abusos físicos, psicológicos y sexuales. Los jóvenes pueden verse expuestos a diferentes peligros en función de su sexo. Por ejemplo, las niñas están más expuestas a la violencia sexual y la violencia de género, y pueden verse obligadas a contraer matrimonios forzados, mientras que los jóvenes corren el riesgo de verse implicados en actividades delictivas. Por ello, en la planificación, aplicación y evaluación de las medidas de protección de los menores deben tenerse siempre en cuenta los aspectos específicos de género;

19.

considera que debe prestarse especial atención a los menores que viajan en compañía de adultos pero cuya relación con el adulto correspondiente no está clara, a fin de garantizar la protección de la salud y los derechos del niño;

20.

señala que el número de refugiados y migrantes que han muerto en la ruta del Mediterráneo Central, entre los que se cuenta gran número de menores, ha registrado un récord en los últimos meses; se remite a sus dictámenes previos (4) y respalda el llamamiento hecho por UNICEF a la UE y los Estados miembros para que se esfuercen por proteger a los niños desarraigados, impidiendo la explotación y la trata de menores, y refuercen los programas de protección de la infancia en Libia;

21.

subraya que en todas las instalaciones de acogida en las que los menores sean registrados e identificados deberá designarse un agente de protección de menores como persona de contacto para todos los asuntos relacionados con los menores y sus derechos;

22.

considera que la información recopilada en todos los Estados miembros deberá ser comparable y estar desglosada por sexo. Los métodos de recogida de datos biométricos y la toma de impresiones dactilares deberán tener en cuenta el interés superior del menor y adaptarse en función de su sexo y sus circunstancias específicas. Por ello, es muy importante la presencia de un agente de protección de menores;

23.

considera que la UE debe disponer de sistemas eficientes y conformes a derecho para determinar la edad. Por lo que se refiere a los derechos del menor y la seguridad jurídica es importante que la determinación de la edad del solicitante tenga lugar en una fase temprana del procedimiento; acoge con satisfacción que la EASO vaya a actualizar en 2017 sus orientaciones en materia de determinación de la edad para adaptar mejor el procedimiento a las necesidades de los menores;

24.

hace hincapié en que deben mejorarse la cooperación, el seguimiento y las medidas que afectan a los menores y que varían dentro de la UE. El número de casos de desapariciones de niños es cada vez mayor y solo se encuentra a algunos. Los menores migrantes desaparecidos tienen los mismos derechos que los demás niños. A fin de evitar la desaparición de menores es necesario un método sistemático y ajustado a derecho para notificar y reaccionar cada vez que desaparezca un menor;

25.

se congratula de que el Centro de Conocimiento sobre Migración y Demografía de la Comisión vaya a compilar un archivo de datos sobre menores migrantes;

Alojamiento de los menores migrantes

26.

pide a la UE y a los Estados miembros que respalden activamente el desarrollo de distintas posibilidades de alojamiento para menores no acompañados; sería oportuno el alojamiento en una familia de acogida, en un centro de alojamiento adaptado a las especificidades de los menores o el acogimiento con familiares adultos. Antes de adoptar una decisión, debe determinarse el interés superior del menor;

27.

rechaza cualquier forma de internamiento de los menores basado en su estatuto migratorio. Habida cuenta de las repercusiones negativas del internamiento en los menores, esta posibilidad debería emplearse únicamente como último recurso y en circunstancias excepcionales (por ejemplo si hay peligro para la vida o la salud del menor), limitarse al período de tiempo más breve posible y en ningún caso en instalaciones de carácter penitenciario. En cualquier caso, este internamiento deberá ser supervisado en todas sus fases por la autoridad competente y/o los servicios públicos de Infancia al efecto. El internamiento habrá de ajustarse específicamente a las necesidades de los menores, que deberán estar a cargo de personal con la formación adecuada. El Comité constata con satisfacción que la promoción de alternativas al internamiento es una de las cuestiones centrales del Foro Europeo de los Derechos del Niño que se celebrará del 6 al 8 de noviembre de 2017;

El derecho de los menores a participar

28.

considera que las divergencias entre los sistemas de tutela judicial en los Estados miembros dificultan las posibilidades de garantizar la igualdad de condiciones en la designación de tutores para los menores en la UE. Tras su llegada a un país, todos los menores no acompañados tienen derecho a un tutor profesional, que actúa en nombre del menor en cuestiones judiciales y vela por sus intereses, independientemente de que el menor haya solicitado o no asilo. El tutor es una persona importante que crea un vínculo de confianza mutua y debe proteger al menor de los distintos tipos de explotación. Una buena relación entre un menor y su tutor favorece la integración. El tutor también puede contribuir a evitar la desaparición de niños. El Comité constata con satisfacción que, de acuerdo con la Comunicación de la Comisión sobre la situación de la Agenda Europea de Migración, en la UE se han registrado rápidos avances para la creación de una red europea de tutores;

29.

considera importante que los tutores reciban la formación adecuada de una institución o ente público competente —o que puedan demostrar que la han adquirido—. Los tutores deberán ser responsables de un número limitado de menores. Los tutores han de ser empleados y deben poder trabajar con independencia, y su retribución correrá a cargo de los Estados miembros;

30.

acoge con satisfacción el establecimiento de una red europea de tutela para intercambiar experiencias y elaborar orientaciones;

Inclusión social y educación de los menores

31.

destaca, en particular, la estrecha relación que existe entre las condiciones de acogida de los menores y las oportunidades de integración, y observa que los procedimientos y condiciones de acogida no deben retrasar ni obstaculizar el proceso de integración, resaltando la importancia de un pronto inicio de los procesos de adquisición de un estatuto administrativo legalizado;

32.

considera que una integración temprana de los menores es decisiva para apoyar la transición hasta la edad adulta. La integración de los menores en los países de acogida constituye una inversión social que contribuye a minimizar los riesgos relacionados con posibles actividades delictivas y reducir al mínimo su exposición a la radicalización. Facilitar tempranamente el acceso a la educación, la atención sanitaria, las actividades de ocio y el apoyo psicosocial fomenta el desarrollo del niño;

33.

señala, en particular, que un acceso temprano y eficaz a una educación formal inclusiva, que abarque la educación y los cuidados de primera infancia, constituye una de las herramientas más importantes y potentes para la integración de los menores, dado que promueve las competencias lingüísticas, la cohesión social y el entendimiento mutuo;

34.

destaca que una asistencia psicológica adecuada para los menores traumatizados es de gran importancia para facilitar el proceso de integración. Para los menores que pudieran haber sido víctimas de violencia sexual y de género deberían existir prestaciones especiales, tales como un mejor acceso a la prevención en el ámbito de la salud sexual y reproductiva;

35.

señala la importancia de los esfuerzos continuos para promover un enfoque positivo frente a la diversidad, así como el combate contra el racismo, la xenofobia y, en particular, la incitación al odio contra los menores migrantes;

36.

toma nota de que la Comisión es consciente de los problemas que surgen cuando un joven migrante no acompañado cumple dieciocho años y deja de ser considerado menor, pese a que sigue siendo muy vulnerable. Los menores deben ser preparados para su transición hacia la edad adulta con asesoramiento, apoyo y oportunidades para proseguir su educación y formación profesional;

37.

subraya la importancia de encontrar soluciones duraderas para garantizar a largo plazo a los menores una vida en condiciones de normalidad y estabilidad. Deberían considerarse todas las soluciones, por ejemplo la integración, el retorno al país de origen, el reasentamiento o la reunificación con familiares. La realización en todos los casos de una evaluación del interés superior pormenorizada es fundamental;

La perspectiva europea, nacional, regional y local

38.

señala que se ha de considerar a los entes locales y regionales socios importantes a la hora de ejecutar y llevar a la práctica la estrategia de la UE para la protección de los menores migrantes; pide a la Comisión que evalúe el impacto de todas sus propuestas en el nivel regional y local, dado que la acogida de los menores solicitantes de asilo se realiza a nivel local y es en este mismo nivel donde se les garantiza el acceso a los diferentes servicios de salud y se inicia su integración social temprana;

39.

pide a la Comisión que deje claro a los Estados miembros en su Comunicación que tomará en consideración las experiencias y conocimientos prácticos de los entes regionales y locales. Los entes locales y regionales atesoran un gran número de buenas prácticas y tienen mucha experiencia en la protección y acogida de menores migrantes;

40.

considera que las distintas formas de financiación y apoyo de la UE facilitan y contribuyen a la protección de los menores migrantes y a su integración; pide a la Comisión que proporcione mejor información sobre las diferentes opciones de financiación y ayudas existentes para los entes locales y regionales;

41.

coincide con la Comisión en que se requiere un seguimiento resuelto, concertado y coordinado de las medidas clave a corto plazo expuestas en la Comunicación, tanto a nivel de la UE como nacional, regional y local, en colaboración también con la sociedad civil y las organizaciones internacionales. Se ha de realizar un seguimiento estrecho de todos los aspectos relevantes del Derecho de la UE, incluyendo, en particular, la observancia de las obligaciones derivadas de los derechos fundamentales y las garantías relacionadas con los derechos del menor;

42.

considera que un sistema coherente de acogida de menores migrantes, con objetivos comunes a nivel europeo y nacional, permitiría la aplicación más oportuna posible de las medidas necesarias. Esto es esencial para aprovechar las oportunidades que brinda la integración rápida de los menores, para que su asistencia a la escuela obtenga buenos resultados y para que reciban una buena preparación de cara al mercado de trabajo. Para garantizar la consecución de estos objetivos, es preciso que todos los Estados miembros compartan la responsabilidad de acoger de manera solidaria menores que necesiten protección, y

43.

señala que los niños son el futuro de Europa: como consecuencia del cambio demográfico, aumenta el porcentaje de personas de edad avanzada entre la población y se incrementa la demanda de trabajadores en edad activa. Para crecer y prosperar, nuestra sociedad necesita más personas jóvenes; hace hincapié en que unas condiciones de acogida adecuadas y un buen proceso de integración significan buenas posibilidades de vida y desarrollo para los niños y los jóvenes migrantes en nuestras sociedades. Por consiguiente, cabe afirmar que unas buenas condiciones de acogida y un buen proceso de integración constituyen una inversión a largo plazo en bienestar, democracia y derechos humanos.

Bruselas, 11 de octubre de 2017.

El Presidente del Comité Europeo de las Regiones

Karl-Heinz LAMBERTZ

(1)  Dictamen del CDR sobre el tema «Cooperación local y regional para la protección de los derechos del niño en la Unión Europea» (CDR 54/2010).

(2)  Véase la nota 1 a pie de página.

(3)  COR-2016-05807-00-00-AC y COR-2016-03267-00-00-AC.

(4)  Proyecto de dictamen sobre «Migración en la ruta del Mediterráneo Central», CIVEX-VI/023.

Fuente.eur-Lei.europa.eu

Violencia machista

Comienzo de 0

ViolenciaMachista

CONGRESO DE LOS DIPUTADOS COMISIONES 9 de septiembre de 2015: 

Quiero comenzar rindiendo homenaje y recordando a las 794 mujeres, casi 800 mujeres, que han sido asesinadasdesde el año 2003, así como a los hijos que quedaron huérfanos y a los menores que han sido asesinados. Antes del año 2003 no hacíamos estadísticas. Alonso Aranegui

Sirva la introducción de este post a modo de ‘antecedente’ y ‘núcleo central’, principalmente; como la infinidad de omisiones propias, al no ser capaz de añadir más que improperios. — ¡#NosEstánMatando! Eso, sí he de decir. Hace unos días una amiga me hacía llegar su testimonio, le dije, — cariño, cuando decidas publicarlo: ¡aquí estaré! Hay que hacerlo saber, denunciar […] 

Y, aquí está, una de las mujeres más solidarias, dignas, valientes, enteras y reales que han pasado por mi vida. ¡Gracias infinitas, Stas, por todo y tanto! — Les dejo…

Ver o post original 902 mais palavras

Os dados do sistema prisional e da violência no Brasil: quem está preso, quem é vítima de homicídio?

Publicado originalmente em Pedro Magalhães Ganem:
Não é muito legal falar sobre violência, mas só é possível encontrar a solução de um problema se falarmos sobre ele, ou melhor, se entendermos. Nesse sentido, tentarei trazer nesse texto alguns dados…

Presente y Futuro de la Criminología en España versus salidas profesionales

Sociedad de conocedores del crimen

Parece el título de un libro, y lo cierto es que el tema daría para escribir uno bien gordo, pero no; así es como se titula la primera conferencia que ofrecerá DACRIM, en concreto, en el “Seminario de Criminología y Bienestar Social” que organiza la Universidad Pontificia de Comillas, pasado mañana, miércoles 22 de febrero.

icadec

La conferencia será impartida por Julio Prada, responsable del Departamento de Formación de DACRIM, licenciado en Criminología y experto en investigación criminal, y en ella podréis oír hablar -entre otras cosas- del ejercicio libre en Criminología, todo ello basado en los gajes del oficio que hemos ido descubriendo poco a poco en los dos años y poco que hemos recorrido como equipo de criminólogos en el Despacho.

Aquí os dejo el enlace al programa del Seminario, para que veáis el resto de ponentes, temas que se tratarán, horarios, y lugar de celebración.

Ver o post original 60 mais palavras